Las salidas a bolsa se redujeron a mínimos desde 2013 con un importe entre las ofertas públicas de venta (OPV), las ofertas públicas de suscripción (OPS) y los listing de 846 millones de euros que contrasta con los 3.193 millones de 2017, lo que supone un ‘frenazo’ del 73,5%. La inmobiliaria Metrovacesa, la minera Berkeley, la socimi Arima, la cadena de restaurantes Amrest y la renovable Solarpack se atrevieron a debutar en el mercado español pese a la corrección del 15% del Ibex.

“La evolución desfavorable de las cotizaciones ha provocado la cancelación o el retraso de los planes de diversas compañías que habían mostrado su interés en salir a cotizar. En España, el caso más significativo en 2018 se produjo el pasado 15 de octubre cuando Cepsa decidió dejar en suspenso su salida a la bolsa española por las inciertas condiciones de los mercados”, según recoge el informe de mercado de 2018 de BME.

En 2013, el importe de las salidas a bolsa fue de 457 millones. De los últimos doce años, el 2007 fue el año que mayores empresas dieron el paso de cotizar con un volumen de 10.581 millones. El año 2015 fue el segundo año que más empresas dieron su salto al mercado valoradas en 8.882 millones.

Las salidas a bolsa en 2018 se redujeron a mínimos de cinco años con un frenazo del 73%

Entre las que salieron a bolsa el pasado año las que mejor suerte corrieron fueron las que la hicieron más tarde: Solarpack se revalorizó un 20,85% desde su salida al mercado el 2 de diciembre, y un 13,8% Amrest desde su aterrizaje el 20 de noviembre a la bolsa española a través de un listing, sin colocación de acciones. El grupo de restauración que controla La Tagliatella y explota marcas estadounidenses en los mercados europeos como Burger King o Starbucks cotiza en la bolsa de Varsovia (Polonia) desde 2005.

Arima, la nueva socimi del expresidente de Axiare Luis López de Herrera-Oria, se dejó un 10% desde el 23 de octubre, Berkeley cerca de un 85% y Metrovacesa un 32,8%. La minera australiana ha arrancado este 2019 con un alza del 56,8% en el mercado continuo. La compañía que lidera Paul Atherley promueve la puesta en marcha de una mina de uranio en Retortillo (Salamanca) con una inversión de 250 millones.

Cepsa, Ibercaja y posiblemente... Cabify

Este año hasta seis compañías han confirmado que están preparando su salida a bolsa con una valoración cercana a los 16.000 millones de euros. La plataforma tecnológica dedicada a la movilidad Cabify anunció en septiembre que debutará en bolsa en un plazo previsto de 18 meses con una valoración de unos 1.400 millones, aunque las trabas administrativas puede que retrasen este plan. La Generalitat de Cataluña aprobará en breve dos decretos ley en el que los coches de Uber y Cabify solo puedan ser reservados con horas de antelación. La startup española sigue así el camino de Uber y Lyft que esperan debutar este 2019 en Wall Street.

En el primer semestre Ibercaja dará su salto al parqué como ya hiciesen otras antiguas cajas de ahorros como Unicaja y Liberbank. De momento, Ibercaja ya ha contratado al banco de inversión Rothschild como asesor financiero de la colocación y también al estadounidense Bank of America Merrill Lynch.

 

 

El objetivo del banco que dirige Víctor Iglesias es realizar una oferta pública de venta (OPV) por el 35% de su capital antes de junio de 2020 y no descarta también ampliar capital como hizo Unicaja en su salto al parqué. La valoración de la entidad es superior a los 1.300 millones, según los bancos de inversión.

En el mismo período del año también espera debutar en bolsa el ‘servicer’ inmobiliario Haya Real Estate con una valoración de 1.200 millones antes de la primavera de 2019. La firma surgida de Cerberus y Bankia, gestiona créditos y desarrolla activos inmobiliarios para terceros por valor de unos 40.000 millones. La compañía que lidera Carlos Abad cuenta con clientes como Bankia, Sareb, Cajamar y Liberbank.

Otra de las empresas que hará su aparición en bolsa será la catalana Europastry, líder europea en masas de pan congeladas, valorada entre 1.000 y 1.500 millones. El fondo español de capital riesgo MCH, que cuenta con alrededor de un 20% del capital social, espera colocar la totalidad de su participación mientras que los hijos del fundador se mantendrán en el accionariado de la compañía.

Cepsa volverá a intentar dar el paso al mercado este 2019 con una valoración de entre 7.000 y 8.000 millones. La petrolera cotizó en bolsa hasta 2011, cuando el fondo soberano de Abu Dhabi IPC lanzó una OPA de exclusión por el 100% de la compañía.

La firma estadounidense de capital riesgo Värde Partners planea también sacar a bolsa a su banco digital en España WiZink en el tercer trimestre de 2019. WiZink previsiblemente tendría una capitalización bursátil de entre 2.500 y 3.000 millones de euros, según recoge Reuters.

Värde Partners está al mismo tiempo detrás de la inmobiliaria Vía Célere con el 75% de las acciones, mientras que el resto del capital está dividido entre otros bancos como JP Morgan, Barclays, Deutsche Bank, Bank of America, Marathon o Attestor. Vía Célere suma unos 2.200 millones de euros en activos tras la integración del suelo y las promociones de Aelca y es la segunda promotora por su valor de activos en España sólo por detrás de Metrovacesa con capacidad para construir cerca de unas 25.000 viviendas.

Los bancos esperan colocar en bolsa a la inmobiliaria fundada Juan Antonio Gómez Pintado, gracias a los activos inmobiliarios de Grupo San José, para lograr plusvalías. Vía Célere intentó a lo largo de 2018 realizar una OPV, aunque su tamaño antes de la integración de Aelca y el comportamiento en bolsa de otras inmobiliaria frenó los ánimos en la compañía.