Las reservas de petróleo en Estados Unidos disminuyeron la semana pasada en 1,7 millones de barriles y se ubicaron en 320,1 millones de barriles, anunció hoy el Departamento de Energía, mientras que los analistas esperaban una alza de algo más de un millón de barriles. El Departamento de Energía indicó que, aún con la caída de las reservas de la semana pasada, el inventario de crudo se encuentra por encima del promedio para esta época del año. Las reservas de gasolinas subieron en 1,7 millones de barriles y las de combustible para calefacción bajaron en 600.000 barriles, indicó el informe.