PSA Peugeot Citroen tuvo 1.161 millones de euros de pérdidas en 2009, lo que significa que se multiplicaron por 3,2 las que ya había sufrido en 2008, anunció hoy el grupo automovilístico francés, que espera volver a ser rentable en el primer semestre de 2010. El pasado año la compañía tuvo que asumir 727 millones de euros de cargas de explotación no recurrentes, de los cuales 354 millones correspondieron a gastos de reestructuración (reducción de plantilla en Peugeot y Citroen, pero también en su filial de componentes Faurecia) y 217 millones a la depreciación de activos, explicó PSA en un comunicado.