El afán de China, segundo mayor consumidor de energía detrás de EEUU, por importar grandes volúmenes de petróleo aprovechando la baja actual de precios está limitado por su escasa capacidad de almacenamiento, informó hoy un funcionario chino. El responsable de análisis de datos de la oficina aduanera de Cantón (sur de China), Zhong Yanming, señaló hoy a la agencia oficial de noticias Xinhua que llegó a esa conclusión tras estudiar los datos mensuales de importación de 2008. Después de que las importaciones de petróleo refinado alcanzaran su máximo de 4,7 millones en mayo pasado, éstas empezaron a decaer hasta llegar a los 2 millones mensuales entre agosto y noviembre.Este declive se produjo a pesar de que a partir de julio pasado el precio del barril empezó a caer desde su máximo de 147 dólares. "Este resultado paradójico se debe principalmente a la baja capacidad de almacenado" de China, explicó Zhong. Esta carencia se produce a pesar de que el gobierno chino ha construido cuatro bases nacionales para su reserva de petróleo, pero que combinadas sólo tienen capacidad para almacenar el consumo de una semana, muy bajo comparado con los 150 días de Estados Unidos o los 200 de Japón.