El saldo total de crédito hipotecario de las entidades financieras alcanzó en marzo los 1,087 billones de euros, un 2% más respecto a los 1,066 billones registrados mismo mes de 2008, cuando crecía a un ritmo del 12%, según datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE) que confirman la ralentización de la actividad hipotecaria en España. Estos datos ponen de manifiesto la brusca desaceleración que sigue sufriendo el sector a raíz de la crisis del ladrillo y a pesar de la bajada tanto de los tipos de interés oficiales como los del Euríbor, al que se referencian la mayoría de las hipotecas en España y que mantiene una senda descendente que le permite pulverizar mínimos históricos a diario.