Las seis empresas japonesas que operan junto con el Estado venezolano en el sector de la fundición de aluminio se retirarán del país caribeño por una disputa sobre el precio de los lingotes, asegura hoy el diario nipón "Nikkei".
Desde 2004 el Gobierno venezolano ha aumentado los precios del aluminio exportado a Japón hasta situarlos por encima de los precios internacionales y debido a la falta de acuerdo en la fijación del valor de los lingotes los envíos a Japón fueron suspendidos el año pasado.