El primer trimestre fue el peor, al menos desde 1955, en cuanto a los dividendos que pagan las empresas estadounidenses, con una contracción general en los dividendos de 77.000 millones de dólares, según Howard Silverblatt, analista senior de índices de S&P. Sin embargo, agrega que lo peor del descenso podría ya haber pasado. Dentro del S&P 500, los dividendos de contrajeron un 16%, su peor caída desde el tercer trimestre de 1958. "En la actualidad, creemos que hemos visto la mayoría de los daños en los dividendos. Muchas compañías, especialmente aquellas con un historial de incrementos, están decidiendo que pueden capear la recesión", señala Silverblatt. Pero si llega septiembre y las cosas no se ven mejor, las compañías podrían volver a recortar los dividendos, afirma