Dicen que vivir con miedo...es vivir a medias. La renta variable ha continuado, un semana más, siendo protagonizada por bruscos movimientos tanto de subidas como de bajadas.  Después de tocar los 10.000 puntos, el Ibex35 descendió hasta los 8.600 puntos en lo que para unos era una falta de confianza y para otros, un mero movimiento técnico. Pero ¿y ahora? Los expertos tienen claro que con los datos publicados, los 10.000 puntos no son sostenibles.

Fueron jornadas de gran volatilidad. La renta variable vivió jornadas de subidas seguidas de caídas en las que el gran protagonista volvió a ser el sector financiero. Bien fuera por las pocas jornadas que quedaban para el vencimiento de los más de 400.000 millones de euros que el BCE puso a disposición del sector financiero hace un año, o porque la entidad monetaria decidiera abrir el grifo de la liquidez nuevamente, lo cierto es que las principales entidades españolas vapuleraon al Ibex35 a su antojo. 

Victoria Torre, analista de Selfbank admite que la volatilidad ha llegado para quedarse "y seguirá presente en los próximos meses pues el Ibex35 ha sido uno de los índices que peor comportamiento ha mostrado, con una caída acumulada del 22%". De los 10.000 puntos pasó a plantearse los 8.600 puntos como siguiente objetivo pasando por los 9.900 puntos.  Niveles importantes "que hasta que no se recuperen (9.900-10.000 puntos) el Ibex35 no recuperará la senda alcista", reconoce Eduardo Vicho, jefe de análisis de M&M Capital EAFI. Tal y como advierte Daniel Pingarrón, analista de IG Markets "subir 1.200 puntos en dos sesiones con sólo una correción, no era sostenible".  Un movimiento que provocó que las ventas volvieran al parqué con la corrección volviendo a su cauce normal. 

Un movimiento que se extiende si se habla del resto de plazas del viejo continente.  El Eurostoxx50 “se acerca a la zona de 2.500 puntos pero no debería perder los 2.480 puntos para no pensar en caídas más abultadas”, advierte Roberto Moro, analista técnido independiente. “El análisis de los gráficos no permite ser demasiado optimismo”, apunta. Simplemente -continúa- “con que el Eurostoxx50 vaya a buscar niveles de corrección proporcional máxima a lo que fue toda la caída, podríamos ver el nivel del lo 2260 puntos”. En el caso del Dax alemán, este analista “el índice que mejor se está comportando y que parece que quiere aguantar”.

Mirando al mercado americano, la cosa cambia.  Los analistas consideran que los índices americanos están en un canal alcista. Hay que tener cuidado con los niveles del SP, que si pierde los 1040, podríamos, según los expertos perder ese canal de alzas.

El S&P500 esta en niveles 1077 que no se debería perder. Si se pierden los 1.040 puntos, según Guillermo Escribano, Director de inversiones de Metagestión “podríamos perder el canal alcista.” En cuanto a los catalizadores el gasto de personal ha mejorado el consenso por lo que va en línea de lo que apuntaba la FED la semana pasada. Pero las caídas han permanecido a ambos lados del Atlántico. Y es que aunque parecía que la reunión del G-20 traía ánimos para alzar a las bolsas, los acuerdos que se realizaron fueron denominados como “ligeros” por algunos analistas.  Este experto comenta que “ha sido un poco decepcionante ya que los acuerdos no son más que pinceladas.” EEUU intentó imponer su reforma financiera pero se ha visto que cada uno va por su lado, por lo tanto aunque se ha hecho hincapié en la reducción de déficit, parece que los deberes se han quedado para la cumbre de noviembre.

El catalizador importante según el experto se dará hoy con el dato de empleo.