Dato de paro en nuestro país y agencias de calificación crediticia. Todo vale para relajar a unos mercados que siguen muy de cerca cualquier noticia que llegue de Grecia. Eso sí, parece que lo que ha hecho la Unión Europea ha sido comprar tiempo hasta la próxima ayuda que llegará en septiembre.

Después de conocer que el dato de paro ha caído en más de 67.000 personas se ha publicado el descenso en el número de afiliados a la Seguridad Social. Sin embargo, la lectura es positiva “a nivel de economía real pero tampoco pensamos que vaya a tener mucha incidencia en la evolución del Ibex35”, reconoce Javier Echeguren, gestor de Banif Gestión. Este experto recuerdad que el selectivo español es un índice muy internacional “donde las compañías que lo componen obtienen gran parte de los ingresos del exterior, sobre todo Latinoamérica”.

En un momento en que las agencias de calificación vuelven al ataque – con Standards and Poor´s reconociendo un default selectivo en Grecia- Echeguren no considera que el tema heleno sea un evento de crédito “pues de ser así veríamos que Grecia no recibiría créditos y se activarían los CDS, lo que daría lugar a ventas masivas”. Lo que la Unión Europea está intentando es que el problema no se transfiera a riesgo de crédito “por eso intentan que el roll over se haga de forma voluntaria. Y eso es lo que estamos viendo en los bancos alemanes como franceses, que están dispuestos a acudir”. A pesar de ello es cierto que es una especie de default- suspensión de pagos encubierta- y eso es lo que quieren remarcar las agencias de rating.

La estrategia para los inversores después de lo que ocurrió la semana pasada- cuando el Congreso de Grecia aprobó la nueva reestructuración y después salió un ISM mejor de lo esperado- es que hay algo más de credibilidad en los mercados. El siguiente dato adelantado será el próximo jueves con el ISM de servicios y el dato de paro del viernes “dos referencias importantes”, reconoce el experto en Radio Intereconomia. Lo que ha hecho la UE con Grecia es comprar tiempo hasta el mes de septiembre, cuando tendrá que dar otra ayuda pero hasta entonces “pensamos que los resultados empresariales serán positivos y los datos que veamos entre julio-septiembre podrían ir mejorando en EEUU”.