La Seda de Barcelona comunicó al regulador bursátil que negocia con sus acreedores una quita de deuda de unos 100 millones de euros y que las conversaciones que mantiene con los bancos podrían prolongarse más allá de este año. "El impacto de la quita de la deuda se estima podría superar los 100 millones de euros, en cuyo caso el importe definitivo acordado supondría un impacto positivo en los resultados", señaló la química catalana en un documento fechado el 22 de septiembre, en el que estima que "las negociaciones no tendrán un desenlace definitivo antes del cierre de 2009".