Las obligaciones españolas a diez años han comenzado la semana con un repunte de cuatro centésimas en su rendimiento, que se colocó en el 3,91%. De esta forma, el precio de estos títulos bajó hasta el 103,21% desde el 103,56% con que cerró la última jornada, dado que ambas magnitudes evolucionan siempre en sentido contrario.