La ampliación del fondo de rescate hasta el billón de euros enfría la aversión al riesgo de los inversores, en especial en la deuda periférica. El interés exigido al bono italiano a diez años se aleja del nivel del 65, mientras que la prima de riesgo de España se relaja desde los 344 puntos básicos de ayer hasta los 320.