La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en su primer pronóstico para 2018 ha explicado que la demanda global de petróleo subirá en 1,26 millones de barriles por día (bpd), frente al incremento de la demanda de 1,27 bpd de 2017.

Así el incremento de la demanda de 2018 es menor que en 2017,  también en cifras relativas, ya que la demanda se incrementará un 1,29%, por debajo del 1,31% de aumento registrado este año.

Por el contrario, el cartel ha apuntado que la demanda mundial su petróleo, bajará en 2018, según recoge Reuters.

La OPEP ha pronosticado que el mundo necesitará 32,20 millones de barriles por día (bpd) de crudo de sus miembros el próximo año, 60.000 bpd menos que en 2017.

En contra, la organización ha estimado que  el suministro de petróleo fuera del grupo subirá en 1,14 millones de bpd en 2018, amento encabezado por EEUU.

Según las previsiones de la OPEP, los países en desarrollo consumirán la mayor parte del aumento de producción en 2018, con 1,06 millones de bpd, mientras que los países ricos, pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), aumentarán su consumo sólo en unos 200.000 barriles diarios.