La desaceleración económica en los mayores mercados consumidores de crudo ha comenzado a frenar el crecimiento de la demanda petrolera en todo el mundo, que registrará una tasa interanual del 1,17% en 2008 y del 1,03% en 2009, el nivel más bajo desde 2002. Así lo ha adevertido la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en su Informe Mensual sobre el Mercado del Petróleo. El documento revisa muy ligeramente a la baja el crecimiento de demanda mundial de crudo para este año, en 30.000 barriles diarios, al vaticinar que el planeta consumirá 86,90 millones de barriles diarios (mbd), un mbd más que en 2007, lo que supone un aumento anual del 1,17%, cuando hace un mes preveía un incremento del 1,20%.