La inflación registrada en el mes de noviembre (0,4% en tasa interanual, según el dato adelantado) supondrá un incremento del 1,6% del poder adquisitivo de los pensionistas, cuyas prestaciones se elevaron un 2% a principios de año en función de la previsión de inflación que marca el Banco Central Europeo (2%). El mes de noviembre se utiliza como mes de referencia para compensar un eventual desvío de la inflación sobre esta previsión del 2%, tal y como viene sucediendo los últimos años, en los que los precios han llegado incluso a situarse en tasas superiores al 4%.