La inestabilidad geopolítica – tras el asesinato de la ex primera ministra pakistaní Benazir Bhutto- y los desfavorables datos macroeconómicos en EE.UU se imponen en la última sesión de un año marcado por la crisis subprime. El Ibex 35 amanece con descensos del 0,33 por ciento, aunque logra mantener los 15.200 puntos, al situarse en los 15.202. El último desplome de las constructoras las pone en el punto de mira al echar el cierre a 2007, mientras el cambio euro-dólar alcanza las 1,46 unidades y repunta el precio del crudo.
El asesinato de la líder de la oposición pakistaní hace temer a los inversores una desestabilización en la región, lo que podría favorecer una disparada de los precios del petróleo, y en consecuencia de la inflación. Y este punto preocupa a los analistas, por la disuasión que podría ejercer sobre la FED a la hora de continuar con su política de rebajar los tipos de interés. Incertidumbres e inestabilidad que es lo que menos gusta a la bolsa y que se traduce en órdenes de venta. Tampoco gusta el anuncio estudio realizado por Goldman Sachs, cuyos analistas calculan que los bancos de negocio estadounidenses Citigroup, Merrill Lynch y JP Morgan contabilizarán depreciaciones complementarias de varios miles de millones de dólares por la crisis de las hipotecas de alto riesgo. Además, en el caso de Citigroup anticipa también una reducción del 40 por ciento de sus dividendos. Con todas estas referencias sobre la mesa, los inversores prefieren “pasar página”, cerrar 2007 y mirar ya al año que viene, aunque los bancos españoles no son ajenos a esta noticia. Así, el BBVA recorta un 0,2 por ciento a pesar de conocerse que ha vendido su negocio de Banca privada en Latinoamérica al Sabadell, por un importe máximo de 48 millones de euros. Las acciones del Sabadell, por su parte, ceden un 0,54 por ciento. Mientras, el Santander se mantiene plano en los 14,76 euros y la operadora Telefónica baja un 0,27 por ciento. El único entre los grandes que se desmarca al alza es Repsol, que suma un 0,25 por ciento. Nuevo desplome para Colonial La inmobiliaria Colonial prosigue su particular calvario y suma al desplome de la última jornada otro 6,35 por ciento de caída. Le siguen Iberia y NH Hoteles, al ceder un 1,3 por ciento, en un mal día para todo el sector constuctor. De hecho, FCC baja un 0,19 por ciento, en medio de rumores en el sentido de que un grupo francés podría entrar en el accionariado de la constructora a un precio superior a los que pagó ayer Esther Koplowitz para elevar su participación en la compañía. Según el diario Negocio, la operación se formalizará el próximo 2 de enero, a 59 euros por acción. Acciona, que pagará un dividendo de 1,34 euros por acción a cuenta de los resultados de 2007 el próximo 15 de enero, baja un 0,8 por ciento. Y la nota dispar la pone ACS, que tras ejecutar a través de su filial Dragados la adquisición de la constructora estadounidense Schiavone Construction por un importe de 102,5 millones de euros, se mantiene plano en los 41,03 euros.