Los precios de la gasolina y del gasóleo han subido esta semana un 1,85% y un 1,27%, respectivamente, y marcan por tercera semana consecutiva sus niveles más altos desde finales de 2008, cuando los precios de los carburantes ponían fin a una etapa de máximos históricos y, con el recrudecimiento de la crisis, iniciaban una brusca caída.