Los precios de la gasolina y el gasóleo continúan su tendencia al alza presionados por el encarecimiento del petróleo y marcan un nuevo máximo en plena operación salida del puente de mayo, en el que se prevén unos 6,6 millones de desplazamientos de largo recorrido. Según el Boletín petrolero del pasado 28 de abril, últimos datos disponibles, el litro gasóleo de automoción, el carburante más consumido en España, se vende a una media de 1,190 euros, un 10% más caro que a comienzos de año, y un 25,6% más que en las mismas fechas de 2007. La gasolina sin plomo, que cuesta 1,166 euros, se ha encarecido un 4,6% desde enero, y un 9,7% respecto a los días previos al puente de mayo del año pasado.
Tras estas subidas, llenar un depósito tipo de 55 litros de gasóleo cuesta 65,45 euros, 13,4 euros más que al comienzo del puente de mayo de 2007, mientras que en el caso de la gasolina, el desembolso es de 64,1 euros, 5,7 euros por encima de lo que costaba hace un año. Desde mediados del pasado marzo, el precio de venta al público de gasóleo ha superado al de la gasolina. El nuevo repunte de los carburantes refleja la escalada de precios del petróleo, que en las últimas sesiones ha llegado a superar los 116 dólares por barril, cifra que casi duplica el precio de finales de abril del año pasado. A pesar de estas subidas, los precios después de impuestos en España continúan por debajo de la media de la Europa de los Veintisiete y de los Quince. La súper 95 cuesta en la UE-27 una media de 1,356 euros por litro, y en la UE-15, 1,371 euros, mientras que el precio del gasóleo de automoción es de 1,314 y 1,298 euros, respectivamente.