El Banco Central Europeo (BCE) financió en mayo a las entidades bancarias residentes en España, mediante subastas semanales de crédito, con 47.879 millones de euros, cantidad que supone un nuevo récord después del alcanzado en abril y que duplica a la registrada en mayo de 2007. La crisis de liquidez ha hecho que las entidades financieras españolas hayan tenido que aumentar significativamente sus demandas de financiación al BCE ante las tensiones interbancarias en los mercados, que han dificultado las emisiones de deuda a las que tanto ha recurrido la banca española. Sin embargo, después de la moderación de marzo, cuando las peticiones al BCE descendieron un 0,29% respecto a febrero, y de que las entidades volvieran momentáneamente a financiarse en los mercados con emisiones, parecía que la tendencia bajista continuaría, aunque finalmente no fue así en abril y tampoco lo ha sido en mayo.
Según datos del Banco de España, este fuerte incremento de la financiación concedida a las entidades residentes en España el pasado mes respecto a la de mayo de 2007 contrasta además con el moderado aumento de la concedida al conjunto de entidades que integran el Eurosistema, que fue del 6,7%, hasta 462.393 millones de euros. Además, las peticiones de financiación de la banca española al BCE suponen ya un 10,35% del total. A pesar de las fuertes subidas de los últimos meses, el Banco de España insistió en febrero en que el recurso de los bancos españolas a las operaciones de financiación que ofrece el BCE ha sido "absolutamente normal y razonable" y descartó que pueda usarse como "argumento de una supuesta debilidad que no existe". Sin embargo, el mes pasado el director general de operaciones, mercados y sistemas de pago del Banco de España, Javier Alonso, reconoció que parte de la solución de la crisis financiera pasa por obtener financiación en los mercados y a plazos más largos, y no por seguir incrementando la demanda de liquidez del Banco Central Europeo (BCE).