La financiación de los bancos españoles se encarecerá tras la decisión de Standard & Poor's de revisar a la baja la perspectiva de crédito de España, que pasa de "estable" a "negativa" ante las previsiones de bajo crecimiento económico y la persistencia de un elevado déficit fiscal, lo que deja abierta la posibilidad de un recorte de la calificación soberana de España en los dos próximos años. Los expertos consultados por Europa Press coinciden en señalar que esta decisión encarecerá no sólo las emisiones que realicen las entidades, sino también la petición de financiación al Banco Central Europeo, lo que puede afectar a la competencia para el sector financiero español.