Los críticos del paquete de estímulo del presidente Barack Obama han comenzado a infiltrase, escribe Paul Krugman. "Sí, eso es una locura, casi ningún dinero ha llegado todavía a la economía, pero era predecible", afirmó. Los detractores de Obama plantean que la economía ha fracasado a medida que el desempleo sube sobre el 9% y cualquier brote verde en el frente de los empleos "está luciendo más marrón cada semana", afirma. "Las nuevas solicitudes de beneficios por seguro de desempleo se ubican en más de 600.000 por semana, muy por encima del nivel de 350.000 que es necesario para estabilizar la tasa de desempleo. "Realmente necesitamos un mayor estímulo", señala Krugman. "Pero va a ser una tarea dura".