La deuda financiera de las familias cerró el año en 949.956 millones de euros, 7.000 millones de euros menos que en 2008, lo que supone la primera caída desde el año 1980, cuando comenzó a realizarse el informe que hoy publica Inverco. Por contra, el saldo acumulado del ahorro financiero (activos financieros) cerró el cuarto trimestre en 1,75 billones de euros, lo que respresenta un 3,7% más que a cierre de 2008, como consecuencia de las variaciones positivas en las valoraciones de los activos en renta variable y de los nuevos flujos de ahorro.