El importe que las entidades financieras tenían pendiente de liquidar con el Banco Central Europeo (BCE) en mayo alcanzó los 67.668 millones de euros, un 41% más que hace un año, cuando se situó en 47.981 millones de euros, según datos del Banco de España.
Este importe es el saldo vivo que las entidades residentes en España aún tienen pendiente de devolver al Banco Central Europeo (BCE) como consecuencia de la financiación que el instituto emisor les ha concedido.

El importe de mayo supera el de abril en 234 millones, pero es el tercero más bajo del año, después de enero, mes en el que el importe alcanzó los 57.488 millones de euros. En febrero y marzo, por el contrario, la deuda de las entidades alcanzó un importe récord que superó los 70.000 millones de euros.

El descenso de los meses de abril y mayo demuestra que la banca española ha mejorado su capacidad para captar financiación y que está reduciendo su dependencia del BCE, sin embargo, todavía es muy elevada si se compara con la que tenían en los primeros meses de 2008.

Asimismo, el la deuda de las entidades españolas representaba en mayo el 11,2% del conjunto del Eurosistema, que se situó en los 602.531 millones de euros. Este porcentaje se elevó ligeramente en mayo en relación a los meses anteriores, en los que se situó en torno al 10%, ya que la financiación del conjunto del Eurosistema se redujo en 27.000 millones en mayo con respecto a abril.