El índice de morosidad que afecta a las entidades financieras españolas, que se multiplicó por cuatro el año pasado hasta alcanzar el 4,27%, podría duplicarse este año hasta afectar al 8% de los activos en diciembre, según apunta el diario 'Financial Times'.
El rotativo advierte de que las entidades españolas, se enfrentan a un verano complicado y apunta que pronto recibirán asistencia de un fondo de rescate de varios miles de millones de euros diseñado de urgencia por el Gobierno.

De hecho, 'FT' señala que "cada semana que pasa más ministros españoles, banqueros y analistas admiten que las más débiles entre las 45 cajas de ahorro del país, deberán fusionarse o ser recapitalizadas ante el intolerable incremento de la morosidad derivada del colapso del mercado inmobiliario español".

No obstante, el diario recuerda que, hasta la fecha, sólo Caja Castilla La Mancha (CCM) ha tenido que ser rescatada por el Gobierno, destacando que las entidades españolas evitaron inversiones en activos de riesgo gracias a los reguladores españoles y se beneficiaron del carácter contracíclico de las provisiones adoptadas durante los años de crecimiento.

Sin embargo, el periódico apunta que las cajas de ahorro, que "en muchas ocasiones están politizadas" y financian proyectos locales de valor "discutible", cuentan con una elevada exposición al 'ladrillo' mediante los préstamos concedidos a promotores y particulares.

De este modo, 'FT' matiza la ligera mejoría en el ratio de morosidad de las cajas observado en marzo al afirmar que se ha visto beneficiado de factores como los menores tipos de interés, junto al alivio del desempleo relacionado con los planes de estímulo del Gobierno y el efecto de las contrataciones temporales en la agricultura y el turismo.

Asimismo, el diario apunta que la mejoría en las cifras se explica en gran medida por la práctica adoptada por bancos y cajas de refinanciar a sus clientes a través de la adquisición de propiedades a cambio de la deuda, lo que "traslada al futuro el problema de poseer inmuebles devaluados".

En este sentido, señala que desde Credit Suisse y Moody's se ha advertido de que estos acuerdos de intercambio de deuda por activos deberían ser contabilizados como préstamos dudosos en riesgo de mora.