La crisis económica provocó en 2009 un aumento del 59% de las ejecuciones hipotecarias con un total de 93.319 embargos ordenados por las juzgados españoles, frente a los 59.137 registrados en el ejercicio anterior, según los datos recogidos por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Sin embargo, el crecimiento de los embargos fue mucho menor que el registrado en 2008, cuando las cifras arrojaron un aumento del 126,2% de las ejecuciones respecto al ejercicio precedente.