Hasta 100.510 autónomos se dieron de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) entre enero y julio, lo que supone un descenso del 3%, hasta los 3,2 millones de empleados por cuenta propia. Si bien, el efecto de la crisis se hace más patente si se tiene en cuenta que este porcentaje implica la pérdida de 500 autónomos al día.
Ésta es la principal conclusión de un informe elaborado Por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), que alerta de que, aunque la pérdida de empleos entre los autónomos está siendo especialmente intensa en lo que va de año, ya se suman quince meses consecutivos de pérdidas del empleos en el colectivo.

En los últimos 12 meses, el empleo entre los autónomos se ha reducido en un 5,6% y la única esperanza es la ralentización de la destrucción del empleo en el mes de julio.

Desde ATA se asegura que, de continuar la tendencia de pérdidas de empleo entre los autónomos "se cerrará 2009 con 200.000 trabajadores por cuenta propia menos". "Los autónomos somos el colectivo que más estamos sufriendo la crisis: No vendemos, no producimos, no accedemos al crédito y estamos hasrtos de la morosidad tanto privada como pública", indica la organización.

LOS AUTÓNOMOS DE LA CONSTRUCCIÓN SE DESMORONAN.


Por otro lado, el informe apunta que los autónomos empleados en la construcción están sufriendo especialmente la crisis en 2009. Sólo en los primeros siete meses del año, perdieron el 10,4% de sus afiliados y representaron el 55,8% de las bajas en el colectivo.

En este capítulo, la hostelería experimentó un crecimiento del 2,3%, con 7.349 trabajadores por cuenta propia más. Otros de los sectores refugio para los autónomos en estos meses fueron los de actividades sanitarias y servicios centrales, actividades profesionales, científicas y técnicas y actividades financieras y de seguros.