La construcción de viviendas en España caerá un 18% este año y un 16% en 2009, con la previsión de que en 2010 disminuya esta frenada brusca del sector residencial aunque continuará con crecimiento negativo de entre el 2% y el 5%, según un informe del ITeC para el grupo Euroconstruct. El director general del ITeC, Anton.M Checa, explicó que este año se han iniciado unas 300.000 viviendas en España, la mitad que en 2007, "y se han terminado menos inmuebles también, lo que ha reducido la relación entre viviendas iniciadas y terminadas al 70%, cuando normalmente era del 90%".
el único subsector que registrará crecimientos positivos será la ingeniería civil, que aunque también está afectada por la crisis, crecerá al 3% este año (la mitad que en 2007), con la previsión de subidas de medio punto hasta 2010. El responsable de la unidad prospectiva económica del ITec, Josep R.Fontana, destacó que mientras el sector residencial caerá entre el 15% y el 20% en los próximos dos años y la ingeniería civil subirá alrededor del 3,5%, el no residencial y la rehabilitación tendrán comportamientos "planos". Pese al esfuerzo de la Administración, el sector de la obra pública no ha compensado la caída del residencial ya que se ha comportado de manera "irregular", expuso Fontana, debido a los ciclos electorales tanto por la elecciones municipales y generales, con lo que afirmó que auguran "una temporada larga" de crisis, que "como mínimo durará los tres próximos años". Para reactivar la demanda, según Fontana, los precios deberán encontrar nuevos niveles de estabilidad y será necesario que el mercado financiero recupere una parte de la estabilidad de los últimos años. HASTA UN MILLÓN DE PISOS EN STOCK Fontana destacó que en otros países europeos también ha habido un enfriamiento de la demanda de viviendas, como en el Reino Unido, debido a la situación que vive el sector financiero, aunque destacó que la diferencia respecto a España es que en el país británico "se construyó a niveles proporcionales a la demanda auténtica". Al respecto, Checa expuso que en España existen entre 750.000 y un millón de viviendas en stock, lo que "podría llevar a una reactivación del sector inmobiliario y a una frenada del sector de la construcción". Checa matizó que aunque existe una cifra importante de pisos sin vender y "es un hecho que no se puede esconder", no están distribuidos "equitativamente", con lo que destacó que actualmente existen zonas donde "es necesario construir".