La confianza del consumidor descendió 4,7 puntos en junio respecto al mes precedente, hasta los 51,7 puntos, con lo que se situó en el nivel más bajo desde el inicio de la serie, en septiembre de 2004, según el indicador difundido hoy por el Instituto de Crédito Oficial (ICC-ICO). Este empeoramiento del ánimo del consumidor que refleja el indicador probablemente anticipa que la desaceleración del consumo privado continuará en el próximo trimestre, incidiendo en un menor avance del PIB en dicho periodo. Según el Instituto, la caída se justifica por el descenso en el indicador de situación actual, que descendió 5,4 puntos por la peor percepción sobre la situación de la economía familiar, así como de la economía española y, en menor medida, del empleo, mientras que el indicador de expectativas retrocedió 4,1 puntos. En los últimos doce meses, la confianza del consumidor descendió en 41 puntos.