La confianza de los consumidores franceses retrocedió en junio, según los datos de la encuesta mensual de coyuntura publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INSEE). El indicador de coyuntura bajó cuatro puntos hasta -46 puntos en junio a causa del deterioro de todos los componentes que sirven para su cálculo, destacó el INSEE en un comunicado. La mayor bajada correspondió a la opinión de los entrevistados sobre las perspectivas de evolución del nivel de vida en Francia. También se deterioró significativamente la respuesta sobre la evolución pasada del nivel de vida en el país. Los particulares fueron en esta última encuesta más pesimistas sobre la evolución futura de su situación financiera personal e igualmente retrocedieron las respuestas sobre la oportunidad de hacer compras. Las perspectivas de cambio del nivel de paro fueron el indicador que menos alteración experimentó este mes. Las personas entrevistadas se mostraron más pesimistas que en mayo sobre su situación financiera actual y sus perspectivas sobre la inflación para los próximos doce meses fueron peores que el mes pasado.