La Comisión Europea no ve necesario que Telefónica reciba la autorización de Bruselas para entrar en el capital de Telecom Italia. No lo cree necesario porque no se trata de una fusión en sentido estricto, ya que la compañía española no tendrá un control total sobre la italiana. El pasado 28 de abril, Telefónica, Mediobanca, Generali, Intesa Sanpaolo y Benetton se unieron en un consorcio para adquirir Olimpia, principal accionista de Telecom Italia, que controla un 18 por ciento de las acciones. La operación, que estaba condicionada a las autorizaciones preceptivas, da a la operadora que preside César Alierta dos consejeros en Telecom Italia y una participación indirecta del 10 por ciento.