La CNMV ha suspendido la cotización de las acciones de Gamesa al darse la vuelta con fuerza sus títulos en reacción a unas declaraciones de la compañía sobre las ventas para 2009. En el momento de la suspensión, las acciones de Gamesa bajaban un 2,83 por ciento a 16,15 euros. Esta mañana, los títulos llegaron a subir cerca de un 3 por ciento. La compañía ha anunciado también que construirá sus primeros parques eólicos en China.
Gamesa está convencida de que el sector eólico volverá al ritmo de crecimiento previo a la crisis a partir de 2011, aunque por el momento las decisiones de sus clientes de retrasar proyectos provocarán un descenso de las ventas de megavatios de hasta un 19 por ciento en 2009 y una caída interanual del beneficio. Así lo ha destacado su presidente, Guillermo Ulacia.

El presidente de Gamesa, Guillermo Ulacia, destacó que "este año el objetivo es superar las ventas de 3.000 megavatios (frente a los 3700 MW de 2008). (...) Este descenso afectará. En términos relativos, tendremos un descenso de beneficio, pero seguirá siendo positivo (el resultado)".

La crisis ha provocado que los clientes pidieran flexilibilidad a Gamesa, tercer mayor fabricante de aerogeneradores del mundo, para trasladar pedidos de 2009 a 2010 y 2011, dijo el directivo. La compañía destacó que no ha recibido ninguna cancelación.

Estas nuevas cifras supondrían reducir en 2009 en un 19 por ciento interanual los megavatios vendidos. Hace dos semanas, Gamesa había estimado que la bajada anual de ventas en megavatios se situaría en una banda del 10,8 al 2,7 por ciento (de 3.300 a 3.600 MW).

Para adaptarse a estos cambios en la demanda, el grupo optará además por lograr un mayor número de contratos "spot" (a un año) en lugar de los tradicionales contratos más a largo plazo, dijo Ulacia.

Gamesa, que además de fabricar turbinas también construye parques eólicos, ganó 320 millones de euros en 2008, de los cuales 145 millones correspondieron a las plusvalías por la venta de su división Gamesa Solar.

Pese al dibujo para este año, el presidente se mostró confiado en que el sector cuenta con todos los apoyos --planes estatales en diferentes zonas y potencial crecimiento-- para retomar la senda de crecimiento anual del 15 por ciento previo a la recesión ya que, señaló, el único problema es la crisis financiera