La Comisión Nacional de la Energía (CNE) se muestra crítica con la decisión del Ministerio de Industria de proponer una subida del 3,3% en la tarifas eléctricas desde el 1 de enero y entiende que debería ajustarse a la estimación del IPC, que es del 4,1%.'En este sentido, la situación de grave desequilibrio financiero estructural en la que se encuentra el sistema eléctrico hace que el escenario actual no sea sostenible en el medio plazo', afirma en un comunicado. 'La subida debería aplicarse también al recargo por consumos superiores a 1.100 kWh de consumo bimestral'. Además, insta a tomar las medidas necesarias para evitar los apagones de suministro eléctrico como el producido en Barcelona el 23 de julio de 2007.