El fabricante chino de automóviles Beijing Automotive Industry Corporation (BAIC) mantiene su interés en la eventual adquisición de la firma sueca Saab, después de que el la compañía de 'súper-deportivos' Koenigsegg rompiera el principio de acuerdo con General Motors para la adquisición de la firma escandinava.Así lo aseguró hoy el director general de BAIC, Wang Dazong, quien, en un encuentro empresarial China-Unión Europea, recordó que la empresa china mantiene su estrategia encaminada a convertirse en una empresa global.