La Comisión Europea presentó hoy una propuesta legislativa para que la oficina estadística de la UE, Eurostat, que depende de ella, pueda auditar las cuentas públicas de los Estados miembros con el fin de evitar que se reproduzcan escándalos como el de Grecia, que ha estado falseando durante años las cifras que transmitía a Bruselas. "Esta propuesta para dar a Eurostat poderes de auditoría reforzará sustancialmente la capacidad de la UE para refutar la comunicación incorrecta de datos estadísticos", dijo el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, en un comunicado. En todo caso, Rehn insistió en que "cada Estado miembro tiene la responsabilidad de enviar información fiable y exacta sobre sus presupuestos y finanzas públicas". "Ello es esencial para el funcionamiento de la eurozona y para la confianza mutua en la UE", subrayó.