La Caixa obtuvo en el primer semestre del año un beneficio neto atribuido al grupo de 1.228 millones de euros, lo que supone un incremento del 50,4% respecto al mismo período del ejercicio anterior. Este aumento responde en parte a los resultados extraordinarios netos de 250 millones de euros procedentes de la venta del 1,05% del grupo francés Suez y del 2,01% de la concesionaria italiana Atlantia (antigua Autostrade), frente a los 94 millones de euros obtenidos por este concepto en los seis primeros meses del año pasado. Los ingresos financieros de la primera caja de ahorros española ascendieron a 4.153 millones de euros, lo que supone una alza del 60,4%.