La asamblea general de Caja Madrid aprobó hoy por mayoría absoluta, con un voto en contra y una abstención, las cuentas anuales y el informe de gestión de la entidad y de su grupo en 2008, así como la gestión del consejo de administración. La asamblea de Caja Madrid aprobó, igualmente, la gestión y liquidación del presupuesto de obra social Caja Madrid y de Fundación Caja Madrid del ejercicio 2008, así como el presupuesto de ambas para 2009, informó hoy la entidad que preside Miguel Blesa.  En 2008, Caja Madrid obtuvo un beneficio atribuido consolidado de 840 millones de euros, lo que significa un descenso del 70% en relación al año anterior. Sin tener en cuenta el efecto de los ingresos extraordinarios de la venta de la participación de Endesa en 2007, el beneficio atribuido recurrente de 2008 ascendió a 960,8 millones, lo que supone un 5,6% más