El impulso al alza que comenzó en 2.935 deriva en un máximo de la sesión en 2.962.

 En las dos últimas horas el precio se ha quedado estancado oscilando en un rango muy estrecho a la espera de algún catalizador que permita marcar nuevos máximos diarios y con ello romper la directriz bajista que parte de máximos mensuales. Sin referencias macro significativas y a estas alturas de la sesión parece que el mercado se quedará en espera a la apertura de los mercados en contado de EEUU. La salida del oscilador estocástico de zona de sobrecompra haría pensar que 2.962 se ha convertido en un techo de sesión y que la directriz bajista continúa su curso.

DJ Eurostoxx50 en gráfico de 30 minutos