La Agencia Internacional de la Energía (AIE) revisó al alza sus previsiones sobre la demanda mundial de petróleo para este año, para dejarla en 86,1 millones de barriles diarios. La AIE manifiesta su preocupación por el recorte de la producción de la OPEP. Estima que la demanda mundial supere en un 2% a la registrada el pasado año, lo que representa 1,7 millones de barriles diarios suplementarios. Por zonas geográficas, los mayores aumentos se registrarán en la zona de Asia y el Pacífico, donde el consumo pasará de 24,4 a 25,1 millones de barriles diarios; y en América, donde subirá de 30,6 a 31,2 millones.