La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha rebajado su previsión de consumo de petróleo mundial en 2008 ya que prevé que la ralentización del crecimiento económico afecte al consumo. El organismo señala en su informe mensual que prevé ahora para 2008 una demanda mundial de 87,2 millones de barriles diarios (bpd), 310.000 barriles menos de los que esperaba el mes pasado.