El grupo estadounidense de productos de consumo Kimberly-Clark obtuvo un beneficio neto de 416,7 millones de dólares (263 millones de euros) en el segundo trimestre, lo que supone un 9,8% menos que en el mismo periodo del año anterior, según ha informado hoy la compañía. La cifra de negocio del fabricante de los populares 'Kleenex' alcanzó los 5.006,2 millones de dólares (3.156,3 millones de euros), un 11,2% más, con aumentos de las ventas en todas las divisiones del grupo.