La entidad financiera estadounidense JP Morgan ha lanzado una campaña sin precedentes para recolocar a las 5.000 personas que serán despedidas como consecuencia de la adquisición de Bear Stearns, según informa el diario británico Financial Times. El presidente y consejero delegado de la firma, Jamie Dimon, ha escrito personalmente a más de 30 compañías, entre ellas clientes, vendedores e incluso entidades rivales, para solicitarles que tengan en cuenta a los antiguos empleados de Bear Stearns.