J.M Smucker casi multiplicó por tres su beneficio en el segundo trimestre fiscal, hasta los 140 millones de dólares. Una cifra que la compañía atribuye a la incorporación de la marca café Folgers al tiempo que los menores precios de los bienes básicos impulsaron los márgenes en sus demás operaciones. Las acciones en circulación de la empresa se duplicaron con creces en el período debido a una emisión de acciones por el acuerdo con Folgers.
En el trimestre finalizado el 31 de octubre, Smucker --que fabrica mermeladas, gelatinas y mantequilla de maní Jif, así como los aceites Crisco y la harina Pillsbury-- registró un aumento de los ingresos del 52% a US$1.280 millones.

No obstante, si se excluye el impacto de adquisiciones y tipo de cambio, los ingresos cayeron un 6%.

Los resultados, impulsados por la adquisición de Folgers, superaron holgadamente las expectativas de los analistas y la empresa elevó su proyección de ganancias a entre 3,95 y 4,05 dólares  por acción, frente a sus estimaciones de agosto de una ganancia en el extremo superior de su rango anterior de entre 3.65 y 3.80 dólares.