“En una Bolsa dominada por el culto al dividendo y a la generación de caja, que una empresa diga que quizá, acaso, tal vez pueda pagar dividendo en 2013 es algo que suena lejos, muy lejos para un mercado que cotiza las expectativas al instas. Por eso, cuando a principios de marzo Jazztel anunció otro nuevo plan estratégico ¿y cuántos van ya? la acción viró a la baja, aunque al día siguiente intentase remontar el vuelo.
Es un valor, n o obstante, que despierta sentimientos enfrentados en el mercado, porque ha sido un valor muy caliente en la época de exuberancia, en la que se manejaron muchas hipótesis de OPAS y de operaciones especiales, y muy frío en el ciclo de turbulencias. Jazztel tiene atrapados a muchos inversores y especuladores, que, entre otros asuntos, creyeron que su presidente Leopoldo Fernánez Pujals iba a repetir el milagro de los panes y de los peces, el milagro de Telepizza.

Pero no están los tiempos para milagros. además, Jazztel juega en un terreno altamente competitivo, el de las telecomunicaciones, sector, que, además necesita ingentes cantidades de dinero para estar a la última, para satisfacer a la clientela y no perderla. Por eso, lo del dividendo posible queda, en efecto, lejos, muy lejos”, dice el director de análisis de una sociedad de valores y Bolsa.

A principio de marzo, el presidente de Jazztel, Leopoldo Fernández Pujals, pronosticó durante un almuerzo con periodistas que la compañía estará preparada para repartir dividendo en 2013 si, hasta esa fecha, no son necesarias “grandes inversiones”. “Si no hay que hacer inversiones grandes de aquí a 2013 calculo que para entonces sobrarán beneficios”, indicó Pujals, quién prevé abandonar las pérdidas netas en 2010 y obtener un beneficio de entre 50 y 65 millones en 2012.

El presidente de la compañía explicó que el bono convertible “debe desaparecer” en los próximos tres años. La deuda financiera neta de Jazztel a cierre de 2009 ascendió a 81,2 millones de euros, y de acuerdo al calendario previsto, los bonos convertibles, que en 2009 tenían un valor de 111 millones de euros, extenderán su vencimiento en tres años, hasta abril de 2013. El operador, que anunció a princpio de marzo su plan de negocio para los próximos tres ejercicios, espera duplicar su actual base de clientes hasta alcanzar los 1,2 millones de usuarios de ADSL en 2012.

Un plan “conservador” en palabras del responsable del operador. Pujals, que pronosticó que en las próximas cinco semanas el plan de negocio se reflejará en el precio de las acciones, afirmó que “no tiene pensado” salir de Jazztel y que la única forma sería una OPA. “En los próximos años los analistas se darán cuenta de que vamos cumpliendo con los objetivos, como hemos hecho hasta ahora, y que los beneficios van a más”, manifestó.

Fuente: www.lacartadelabolsa.com