La operadora subrayó que debido a la elevada aceptación de la ampliación en sus dos primeros tramos, el volumen de acciones disponibles para el tercer tramo fue insuficiente para cubrir la "elevada" demanda de los inversores institucionales. En concreto, durante el periodo de suscripción preferente y adicional se suscribieron 208,8 millones de acciones. El resto fue cubierto por los inversores institucionales en el periodo de asignación discrecional. La proporción de la ampliación fue de un título nuevo por cada cuatro antiguos.