La Comisión de Comercio Internacional, o ITC, se pronunció el miércoles a favor de las empresas acereras estadounidenses en un caso sobre el acero chino, al dictaminar que la industria estadounidense ha sido dañada por una ola de acero subsidiado proveniente de China. En el mayor caso sobre el acero en su historia, los seis miembros de la comisión emitieron una determinación afirmativa de que las importaciones de los denominados productos tubulares para el sector petrolero provenientes de China han afectado a los fabricantes de Estados Unidos. La comisión proveerá detalles sobre su votación más tarde el miércoles.