Contrario a las expectativas de los analistas, los inventarios de petróleo en Estados Unidos registraron un descenso en la semana concluida el 30 de mayo, según las cifras difundidas el miércoles por el Departamento de Energía de Estados Unidos. Las existencias de crudo disminuyeron en 4,8 millones de barriles a 306,757 millones de barriles, según el informe semanal de la Administración de Información de Energía.
Los analistas encuestados por Dow Jones Newswires esperaban, en promedio, que los inventarios registraran un aumento de 600.000 barriles en la semana. Las existencias de gasolina se incrementaron en 2,9 millones de barriles a 209,090 millones de barriles. Los analistas esperaban en promedio un aumento de 300.000 barriles. Los inventarios de derivados, que incluyen el combustible de calefacción y el diésel, aumentaron en 2,3 millones de barriles a 111,704 millones de barriles, cifra que se compara con la estimación promedio de los analistas de un incremento de 1,4 millones de barriles. En tanto, la capacidad de refinación subió en 1,8 puntos porcentuales al 89,7%. Los analistas esperaban que aumentara un 0,4%.