Intel ha presentado en las últimas horas sus cuentas del primer semestre, unas cuentas que no han gustado nada al mercado, a juzgar por la caída del 3% que ha experimentado el valor tras el cierre. En los seis primeros meses del año el mayor fabricante de microprocesadores del mundo ganó 4.045 millones de dólares, un 27% menos que un año antes. Además, en el segundo trimestre su beneficio cayó otro 29% golpeado por la caída de las ventas de PCs.

La caída experimentada deja a Intel en una situación tocada, ya de por sí. Cotiza en los 24,15 dólares y, según nuestros indicadores Premium, está en fase de consolidación, con un aprobado raspado de 5 puntos. La tendencia de medio plazo es bajista, a causa de un volumen y un momentum decrecientes.

3