ING concluyó 2009 con pérdidas netas de 935 millones de euros, frente a los 'números rojos' de 729 millones del ejercicio anterior, según informó la entidad, cuyos resultados reflejan el impacto de la devolución al Estado holandés de parte de las ayudas públicas recibidas.