El Ministerio de Industria ha remitido a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) una propuesta relacionada con la fijación de la nueva Tarifa de Último Recurso (TUR) de electricidad a partir de julio que contempla la congelación de los peajes eléctricos para los consumidores con una potencia inferior a 10 kilovatios (kW), esto es, para la mayor parte de los consumidores domésticos. En un comunicado, el departamento dirigido por Miguel Sebastián señala además que para los consumidores de baja tensión con más de 10 kW se ha propuesto un aumento del peaje del 9%, mientras que para los de alta tensión se aboga por incrementos del 11%.