Uno de los mayores motores de crecimiento, India, se ha sumado al carro de China en su ritmo de crecimiento y parece haber pisado también el freno en el año 2011.

El Gobierno indio rebajó hoy sus previsiones de crecimiento para el presente año fiscal (2011-2012) y las situó en un 8,2%, debido a la menor pujanza de los sectores agrícola e industrial y la alta tasa de inflación.

"El crecimiento proyectado del 8,2%, aunque menor que el año pasado, debe ser visto como alto y respetable, dada la situación actual del mundo", dijo a la prensa C. Rangarajan, el jefe del Consejo Económico Asesor (EAC) del primer ministro.

La India creció un 8,5% el año fiscal pasado (2010-2011), y el EAC había previsto en febrero que en el actual el crecimiento sería de un 9%, pero la alta inflación y la bajada de la inversión han obligado a la revisión a la baja.